martes, 26 de junio de 2012

El uso de probióticos reduce la colonización intestinal de Campylobacter

Investigadores españoles y finlandeses han encontrado que un probiótico que se utiliza en humanos ayudaría a reducir la colonización del intestino de los pollos por Campylobacter
A pesar de que la salmonelosis es la más famosa de las toxiinfecciones alimentarias, se sabe que la campilobacteriosis, aunque menos llamativa pues presenta baja letalidad y no aparece en forma de brotes, es la más frecuente de las provocadas por el consumo de carne pollo cruda, a pesar de que el único reservorio de la bacteria que la provoca, Campylobacter, no es la especie aviar, ya que puede encontrarse también en el cerdo, en el perro, en el gato y en los rumiantes.

La cuestión es que, aunque está presente en otras carnes con prevalencias altas, en estas especies disminuye la carga bacteriana desde que se mata al animal hasta que la carne llega al consumidor, justo al contrario de lo que ocurre en el pollo, que resulta, de esta forma, la especie más importante como vehículo epidemiológico.

Se considera que Campylobacter no tiene ningún papel patógeno en la especie aviar, pero se aborda por cuestiones de salud pública. Por este motivo, existe un gran interés por parte de la comunidad científica en encontrar la forma de disminuir la carga microbiana en los pollos, ya que seguramente el futuro de la bacteria pasará por planes de lucha obligatorios, como ya ocurrió con Salmonella.

Un grupo de investigadores españoles y finlandeses, liderados por M. Ganan (Universidad Complutense de Madrid) ha publicado en Zoonoses and Public Health, un trabajo en el que han usado una cepa de probiótico utilizada en humanos para disminuir la colonización del intestino del pollo por parte de Campylobacter.

Con el objetivo de buscar alternativas a los antibióticos en el control del patógeno, los científicos se plantearon que si Campylobacter coloniza el intestino del pollo al adherirse y persistir en la capa mucosa que recubre el epitelio intestinal, debían conseguir inhibir esta adhesión, para lo que utilizaron in vitro un probiótico utilizado en humanos (compuesto por Lactobacillus rhamnosus GG, Propionibacterium freudenreichii ssp. shermanii JS y un cultivo estárter de cepas de Lactococcus lactis ssp.lactis).
Los resultados del trabajo pusieron de manifiesto que, cuando la capa mucosa del intestino se encontraba colonizada por el probiótico antes de entrar en contacto con el patógeno, se reducía la capacidad de colonización del intestino de Campylobacter.
Aporte: María José Peralta S.


2 comentarios:

Marce Blanco dijo...

Con esta información queda de manifiesto el potencial beneficio que pueden tener los probiótico, a lo cual debemos entrar en investigación para poder detectar posibles propiedades aún desconocidas.

MariaJose Peralta dijo...

Además se puede aplicar a más especies de animales de consumo humano para reducir las probabilidades de contaminación en las faenas