Cursos y Diplomados Inocuidad Alimentaria

Cursos y Diplomados Inocuidad Alimentaria

martes, 20 de julio de 2010

Nanotecnología en la industria alimentaria

Aumento del uso de nanomateriales en la industria alimentaria genera preguntas sin respuestas aún.
Existe una gran variedad de ENM, destacando las nanopartículas, nanofibras, nanoemulsiones y nanoarcillas. En la industria alimentaria se han identificado tres grandes áreas en las que se considera que la nanotecnología puede contribuir de forma beneficiosa: la producción primaria, el procesado y el envasado de alimentos.
El uso principal de las nanoparticulas en la industria alimentaria se debe a su actividad antimicrobiana, por ejemplo el dióxido de titanio, colorante alimentario que puede utilizarse como barrera de protección en el envasado de alimentos o las nanopartículas de plata utilizadas como agentes antimicrobianos en los paneles de los frigoríficos, en los recipientes de almacenamiento, líneas de envasado y otras superficies destinadas a entrar en contacto con los alimentos. Las nanopartículas orgánicas se emplean principalmente para mejorar el valor nutritivo de los alimentos, utilizándose como vehículo para la liberación de vitaminas y otros nutrientes (nanocápsulas).
Debido a su tamaño, los ENM presentan a menudo propiedades físicas y químicas únicas, lo que implica que no es posible inferir su toxicocinética y perfil de toxicidad por extrapolación a partir de datos de sus equivalentes no nanoestructurados. Estos estudios son imprescindibles para una correcta evaluación del riesgo, la cual se puede realizar mediante el modelo convencional, pero teniendo en cuenta las propiedades específicas de los ENM. Son muchas las limitaciones existentes para completar el proceso, destacando la necesidad de disponer de información sobre la caracterización de los ENM, la bioacumulación, los posibles efectos tóxicos tras su ingestión u absorción por otras vías, en particular de forma crónica, sus repercusiones a largo plazo en la salud pública, la aplicación de las técnicas analíticas adecuadas para este tipo de materiales, etc.
Además, no se dispone de bases de datos con los ENM de uso en la actualidad y de los productos que los contienen. Por todo ello, se considera necesario el profundizar en todos estos aspectos con la finalidad de establecer una legislación específica que proteja al consumidor de los riesgos tóxicos derivados de la exposición a ENM.

Aporte: Paulina Abarzua Ortiz

Fuente:http//www.aesan.msc.es/AESAN/docs/docs/publicaciones_estudios/revistas/comite_cientifico_11.pdf

No hay comentarios.: