viernes, 23 de julio de 2010

Refrigerador limpio para asegurar la inocuidad alimentaria

La mantención del refrigerador debe hacerse por lo menos una vez al año

Mantener el refrigerador en condiciones óptimas de higiene es imprescindible para que los alimentos permanezcan en buen estado. Ello permite retrasar el desarrollo de microorganismos y es una herramienta para almacenar de forma segura todos los productos perecederos hasta que sean consumidos, con el objetivo de que no se estropeen y se mantengan adecuadamente a temperaturas de conservación. Es vital, que se haga una limpieza periódica para que los productos permanezcan frescos y así prolongar la vida útil de éstos.

Mantenimiento y uso: Se debe evitar derrames de alimentos, guardar los productos en recipientes tapados, tener especial cuidado con las sobras y evitar almacenarlas durante mucho tiempo para que no se deterioren y puedan contaminar otros alimentos, controlar la temperatura del interior para evitar la proliferación de bacterias. Limpiar y desinfectar cada una de las partes, teniendo mayor control en aquellas zonas en donde se pueden acumular microorganismos. Los alimentos no deben introducirse calientes ya que alteran la temperatura interior y esto podría afectar a los productos más cercanos; los alimentos que caduquen primero deberán colocarse delante.

Evitar los malos olores: Se puede colocar un recipiente con bicarbonato de sodio o limón en el interior y conservar en envases herméticos que eviten que ciertos alimentos desprendan olores. En la mayoría de los casos, este mal olor responde al deterioro de los alimentos. Se debe comprobar que otros alimentos o superficies no se vean afectados y es esencial que se desechen aquellos que están dañados.

El frío, no para todos:
No todos los alimentos necesitan frío para que se mantengan en condiciones óptimas. Se puede ver afectado el sabor de algunos productos y el estado de madurez. Algunas frutas y verduras se conservan mejor fuera del refrigerador. Los alimentos en latas, salsas y galletas no necesitan frío. Sin embargo, las latas abiertas sí deberán conservarse y es preferible cambiarlas de envase que cierre de forma hermética.

http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/sociedad-y-consumo/2010/07/14/194316.php

Fuente: Aporte: Daniela Parra

1 comentario:

Maria Gabriela dijo...

esta noticia me parece muy interesante por que es algo que parce obvio, pero que nosotros no enseñamos a quienes manipulan los alimenatos en nuestras casa a tomar sencillas medidas que van en pos de nuestra salud