Cursos y Diplomados Inocuidad Alimentaria

Cursos y Diplomados Inocuidad Alimentaria

miércoles, 18 de agosto de 2010

Contaminación con Mercurio, más peligroso en peces marinos

Las concentraciones de este metal pesado son mayores en agua dulce, pero el tóxico persiste más en el medio marino y se acumula en los peces que lo habitan.

Los peces marinos representan un mayor riesgo para la salud de las personas que los consumen. Así lo revela un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duke en Carolina del Norte. Los muestreos demuestran que el agua dulce contiene niveles de mercurio superiores a los encontrados en el mar. Sin embargo, el metilmercurio, tarda más tiempo en degradarse en los océanos, factor que facilita que los animales marinos lo ingieran y acumulen en sus tejidos. Se ha descubierto que el este compuesto se une a la materia orgánica disuelta en el agua dulce y facilita su degradación a sustancias menos tóxicas a través de los rayos solares. Sin embargo, en el medio marino este compuesto reacciona con el cloruro sódico, la sal marina, incluida en el agua y dificulta en gran medida su degradación a través del sol. De esta manera, el tóxico persiste más en el medio salado y se acumula en los animales que habitan en él.

El estudio, respaldado por el Instituto de Ciencias Medioambientales de la Salud, ha provocado que científicos y responsables en este campo fijen su atención en los efectos del mercurio en los océanos en mayor medida que en el agua dulce ya que un mayor tiempo de permanencia del metilmercurio en el medio marino como consecuencia de su baja tasa de degradación supone una mayor acumulación en los organismos que lo habitan. Hasta ahora, las investigaciones se habían centrado en la presencia de mercurio en el agua dulce.

El proyecto europeo MERSADE (Mercury Safety Deposit) es un programa que investiga formas para almacenar los excedentes de mercurio líquido de forma segura. LA UE prohibirá su exportación fuera de la UE a partir de marzo de 2011 donde se considerará como residuo, por lo que se crea una incógnita sobre qué hacer con los excedentes, tanto con el mercurio ya extraído de las minas como con los residuos usados por las empresas.

Fuente: http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/ciencia-y-tecnologia/2010/08/05/194331.php

Aporte: Andrea Martín

No hay comentarios.: