lunes, 29 de septiembre de 2008

El poder antimicrobiano del cobre

Iones de Cobre pueden matar al "Vibrio" en el pescado, tanto de aguas dulces como saladas

Una de las amenazas bacterianas a las que puede verse expuesto el pescado, tanto en aguas dulces como saladas, es la presencia de "Vibrio", un patógeno propio del agua, particularmente de ambientes marinos. La mayoría de los brotes que se le asocian se producen tras consumir pescado crudo o poco cocinado. Con el fin de asegurar la salubridad de estos alimentos, especialmente en los países donde es común el consumo de este tipo de platos, un grupo de científicos coreanos ha desarrollado un método simple que aprovecha las propiedades del cobre para eliminar esta especie.

Según la investigación realizada por expertos del Departamento de Investigación del Instituto de Salud y Ambiente de Corea, el 12% de las intoxicaciones alimentarias detectadas en el país entre 2003 y 2006 se debieron a la presencia de "Vibrio".

Un metal desinfectante

Desde hace unos años, distintas investigaciones han demostrado la eficacia antimicrobiana del cobre en patógenos como "E.coli" O157:H7, "Listeria monocytogenes", "Campylobacter jejuni" y "Salmonella enteriditis". Considerado por la EPA como "el primer metal bactericida del mundo", la investigación coreana señala ahora la utilidad de introducir, en recintos donde se cría pescado destinado al consumo humano, placas de cobre en las que los iones que se liberan son capaces de eliminar, en un plazo de unas 40 horas, casi el cien por cien de las bacterias del género "Vibrio". Este proceso, en el que las bacterias son eliminadas al absorber el cobre, da como resultado un pescado "limpio" y listo para ser consumido.

La EPA, tras analizar unos 300 materiales antimicrobianos de combinaciones de cobre, concluía en marzo de 2008 que se trata de un metal con importantes propiedades benéficas en la prevención de agentes patógenos. Las pruebas realizadas durante cuatro años demostraron que las superficies de cobre eliminaban, según la EPA, más del 99,9% de las bacterias en un periodo de dos horas. En la industria alimentaria, por ejemplo, este metal ha servido para crear en Chile mallas para jaulas en la cría de salmones, que sustituyen las de plástico y que reducen el efecto "fouling", un fenómeno de adherencia de una elevada biodiversidad de organismos que afectan a la producción. En combinación con el zinc, este tipo de jaula es capaz de eliminar algunos de los virus que atacan los salmones.

FUENTE: http://www.consumaseguridad.com/
APORTE: Juan Hausheer

2 comentarios:

Gustavo Mirabal A. dijo...

Es una buena noticia sobre el cobre,pero tal vez deberiamos considerar que este mental destruye la Vitamina C, y por este motivo su uso ya no es permitido en la industria de alimentos especialmente para los vegetales que contienen esta vitamina.

Mauricio dijo...

La vitamina C no está disminuída en la dieta normal, además el uso de Cobre en Acuicultura sobrepasaría el beneficio.